Tu carrito

Anders Hansen, psiquiatra: “La inflamación causa un tercio de todas las depresiones”

Barakia

Hansen es psiquiatra y economista, y acaba de publicar 'El cerebro depre', un libro en el que explica los mecanismos de la ansiedad, la depresión o la felicidad

En España, una de cada cuatro personas tiene o tendrá algún problema de salud mental a lo largo de la vida, y casi el 7% de la población sufre ansiedad, la misma cifra de personas con depresión, según datos de la Confederación Salud Mental España. ¿Por qué? “Nuestro cerebro no está diseñado para el bienestar, sino para la supervivencia”, dice Anders Hansen.

Este psiquiatra del Instituto Karolinska de Estocolmo, licenciado también en Económicas, es un autor aclamado de divulgación científica en su país, y ahora acaba de publicar El cerebro depre (Cúpula), un libro en el que repasa los mecanismos de la ansiedad, el estrés, la depresión o la soledad. “¡Pasa de la felicidad!”, exclama Hansen, mientras afirma que “pretender ser siempre feliz puede tener el efecto contrario”. Nos atiende, sonriendo y enérgico, desde su despacho en Suecia.

 

Anders Hansen Anders Hansen. | Stefan Tell

¿Por qué nos encontramos tan mal cuando vivimos con tanta abundancia, en relación con épocas anteriores?

Nuestro cerebro no está diseñado para bienestar. El cerebro no ha cambiado durante los últimos 10.000 años, todavía cree que vivimos en la sabana y su principal objetivo no es que estemos felices, sino mantenernos vivos. El cerebro está diseñado para la supervivencia, para conseguir tantas calorías como necesitamos. Aunque hoy tenemos acceso a todas estas calorías, el cerebro no sabe.

Si el cerebro está diseñado para la supervivencia y no para el bienestar… ¿Sentirse mal de vez en cuando, es normal?

Las emociones nos llevan a la dirección de la supervivencia y reproducción, que era lo que necesitaban nuestros ancestros. Esto sigue activo y pretender que nuestro cerebro nos lleve al bienestar es una expectativa no realista, aquí es donde se crea el conflicto. El sistema de la dopamina hace que anhelemos cosas, busca reiniciarse cuando se han satisfecho las necesidades. Hoy queremos lo mismo que teníamos ayer, y nos preocupa si lo tendremos también mañana. Entramos en un ciclo de deseo continuo y nunca estamos satisfechos.

“Nuestro cerebro no está diseñado para bienestar”

Anders Hansen

“Entramos en un ciclo de deseo continuo y nunca estamos satisfechos”

Anders Hansen

Según usted, el cerebro no nos deja percibir el mundo tal y como es, y esto nos lleva a la ansiedad. ¿Cómo funciona el mecanismo?

Nuestros ancestros morían antes de llegar a la adolescencia, morían de hambre, de infecciones, asesinatos, de deshidratación… Esto hizo que nuestro sistema siempre se preparase para lo peor. El cerebro sigue haciéndolo. Por eso les digo a mis pacientes que no es sorprendente que haya personas con ansiedad, ¡lo más sorprendente es que haya gente que no tenga! Así se dan cuenta de que no es cierto que estén averiados, lo que representa un alivio. La ansiedad no es un síntoma de que tu cuerpo no funciona bien, sino que, por el contrario, es una señal de que funcionas correctamente.

Intentar pensar en positivo o estar alegre, dice, no funciona. ¿La autoayuda o la psicología positiva, pues, sirven?

Sí, está claro que pueden funcionar de algún modo, pero la ansiedad es un recurso muy potente. Si hubiera sido posible anularla tan sólo pensando “anímate”, “se feliz”, entonces no habría sido tan fuerte como para condicionar nuestro comportamiento en un inicio, históricamente. Sólo darse cuenta de que no estás dañado si te sientes ansioso, esto puede ser muy útil para muchas personas. La ansiedad arruina vidas, por lo que no se trata de convivir con ellas, sino de ver que es normal sentirla, y si te impide funcionar, pedir ayuda.

“La ansiedad es una señal de que funcionas correctamente”

Anders Hansen

“¡Lo más sorprendente es que haya gente que no tenga ansiedad!”

Anders Hansen

 

¿En qué momento es necesario pedir ayuda médica?

Si hay cosas que dejas de hacer por culpa de la ansiedad, como ir a celebraciones, trabajar… entonces busca ayuda. Consultar a un especialista si tienes ansiedad es lo mismo que consultar si padeces diabetes. Si tienes unos brazos muy fuertes puedes levantar mucho peso, si tienes unas piernas fuertes puedes correr muy rápido, pero tener un cerebro fuerte no significa que puedas pasar por los períodos de estrés sin notar nada. Si tienes ansiedad es que tienes un mecanismo de defensa fuerte en tu cerebro.

Hay dos ejercicios que pueden ayudar, la respiración es uno de ellos. ¿Qué efectos tiene en la ansiedad, comprobados psiquiátricamente?

Hay dos cosas que puedes hacer si tienes ansiedad; una es respirar profundamente, exhalando durante seis segundos. Esto reduce el estrés, porque lleva al sistema nervioso a alejarse del modo de lucha o fuga, y ayuda a reaccionar de otra manera. Lo segundo que puedes hacer es poner palabras a los sentimientos: activas el lóbulo frontal, y reduzca la actividad de la amígdala. Esto disminuye la ansiedad, pero a veces no es suficiente. Quizás necesite terapia, medicación, ejercicio, o quizás necesite todo a la vez.

“Si tienes ansiedad, respira profundamente, exhalando seis segundos”

Anders Hansen

El ejercicio físico protege contra la ansiedad y las depresiones. ¿Qué mecanismos se activan en nuestro cerebro y cómo reacciona nuestro cuerpo?

Si vemos la salud mental desde un punto de vista biológico, esto se trata desde el eje HPA que tiene que ver con la actividad física. Con la ansiedad aumenta el nivel de estrés en este eje HPA y el ejercicio físico ayuda a reducir ese estrés. Además, fomenta la segregación de hormonas como la dopamina, la serotonina y otras beneficiosas para reducir la ansiedad. Cuando el cerebro crea emociones y sentimientos no se basa en esto sólo lo que percibe desde fuera, sino también en lo que percibe desde dentro, de cómo está funcionando nuestro sistema interno. Por eso, si haces ejercicio, todos tus órganos funcionan mejor y enviarán señales más positivas al cerebro, se reducirá el estrés. Un nuevo estudio publicado hace sólo dos días ha demostrado que el ejercicio físico puede ser más eficaz que la terapia o la medicación.

Con un nivel profundo de depresión es complicado hacer ejercicio…

Si tienes altos niveles de estrés, puedes alcanzar niveles de depresión con los que no eres capaz de salir de la cama, por lo que se reduce el nivel de actividad. Por eso, debemos ver el ejercicio físico como un factor de prevención.

“El ejercicio físico fomenta la segregación de hormonas como la dopamina, la serotonina y otras que son beneficiosas para reducir la ansiedad”

Anders Hansen

¿Cuál es el mínimo ejercicio físico que se necesita? ¿Cuántos pasos diarios cuántas horas de actividad semanal?

Lo más importante a tener en cuenta es que el cerebro cuenta cada paso que damos: sólo una hora caminando rápido a la semana ha demostrado tener efectos en la reducción del riesgo de sufrir depresión en torno al 10%. El máximo efecto que se consigue es corriendo tres veces por semana, 45 minutos cada vez.

Algunas depresiones están relacionadas con virus y bacterias. ¿La depresión es un mecanismo de defensa?

Totalmente. La inflamación en el cuerpo se registra en el cerebro y cuanto más inflamación, menor la motivación y el estado de ánimo. La inflamación, en el pasado, estaba relacionada con las enfermedades infecciosas. Aunque ahora la inflamación puede provenir de otras causas, el cerebro las interpreta por igual, y cuando existe una infección quiere que el sistema reduzca el nivel de actividad. Por eso nos acabamos abatiendo, porque el cerebro quiere descanso, reposo, para luchar contra la infección.

“Cuanta más inflamación, menor la motivación y el estado de ánimo”

Anders Hansen

¿Qué nos inflama actualmente?

Hoy en día la inflamación proviene de estar demasiado tiempo sentados, de comer demasiados alimentos procesados, de no hacer ejercicio suficiente, del estrés… Nuestro estilo de vida actual está activando este sistema de defensa como si estuviera luchando contra unas bacterias. Un tercio de todas las depresiones provienen de la inflamación. Esto significa entonces que debemos ver la depresión no sólo desde la perspectiva de la psicología, sino también de la fisiología, de los factores internos del cuerpo que influyen en ella.

La soledad puede ser tan peligrosa como fumar 15 cigarrillos al día dice usted. Y entre el 20 y el 30% de la población puede sentirse sola y aislada. Es un gran problema…

Es importante entender que la soledad es subjetiva, no se puede medir en el número de amigos o el número de fiestas a las que te invitan. Si sientes soledad, tienes soledad, sino, no. A corto plazo no es peligrosa pero sí lo es cuando dura meses o años. Y ahora sabemos que la soledad se relaciona con el aumento del riesgo de cáncer o enfermedad cardiovascular. La razón probable es que durante la historia, cuando eras sólo no sobrevivías, el nivel de estrés aumentaba porque la soledad era un peligro para la supervivencia. Somos una especie increíblemente social, estamos acostumbrados a realizar actividades con otras personas.

“Un tercio de todas las depresiones provienen de la inflamación”

Anders Hansen

¿Y las redes sociales no ayudan a combatir la soledad?

Cuando trasladamos el comportamiento social a las pantallas, esto no funciona porque no nos relacionamos de la misma forma, y nos afecta de forma muy negativa, generando muchos problemas. La buena noticia es que hace falta muy poco para ponerle solución: algunos estudios han visto que tres llamadas telefónicas semanales de sólo diez minutos mejoran el bienestar de los pacientes y hacen que vivan más tiempo.

Dice usted que “cuanto más persigues la felicidad, más riesgo de que se te escurra entre los dedos”. ¿Por qué?

El cerebro no registra lo que nos está pasando, sino que intenta prever lo que va a pasar. Si intentamos estar siempre contentos, éste es un objetivo poco realista. La visión moderna de la felicidad, de estar feliz todo el tiempo, es totalmente irreal, nos hace sentir que no somos lo suficientemente buenos. Ponemos las expectativas demasiado altas y no podemos alcanzarlas. Los estudios han demostrado que la felicidad no consiste en sentirse bien en todo momento, sino en tener una dirección a largo plazo, que es lo que te hace sentir más satisfecho. Si lo aceptas, lo importante que puedes hacer son tener buenas relaciones. Relacionarse es lo fundamental.

Este artículo se ha publicado originalmente en La Vanguardia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *