Tu carrito

¿Cómo detener la escalada de suicidios de menores?

Dependencias

Los intentos de suicidio de adolescentes se triplica después de la pandemia. ¿El antídoto? Visibilidad, escucha, vínculo, ayuda, pedagogía y esperanza

Enlace a otros textos del autor

 

compartir en Facebook
compartir en Twitter
 

La periodista Maria de Quesada , impulsora de la Asociación y libro ” La niña amarilla “, sobrevivió a un intento de suicidio con sólo 15 años:

Tuve mucho miedo y me di cuenta de que no quería morir, pero no fue fácil sin apoyo profesional ni familiar, y durante diez años fui tirando hasta que hacer terapia me ayudó. Salí cuando me di cuenta. que podía ayudar a otros adolescentes ya romper el tabú del suicidio.

A los 19 años se suicidó el hijo de la psicóloga Cecilia Borras , y el luto y el dolor la impulsaron a crear Tras el Suicidio. Asociación de Supervivientes (DSAS):

lo Con el suicidio de un hijo sientes una soledad enorme mezclada de culpa, vergüenza y juicio. No estamos preparados para afrontar una muerte inesperada y trágica de alguien tan joven. Necesitas reconstruir la narrativa de los hechos, compartiendo experiencias con otras personas que hayan vivido para sentir finalmente comprendido tu dolor y hacer el duelo largo y complicado.”

El dolor por el suicidio del hijo de 19 años impulsó a Cecilia Borras a crear la Asociación de Supervivientes (Día Internacional de los supervivientes)(Cecilia Borras)

¿Cómo puede que alguien de sólo 15 años desee morir?

El dr. Francisco Villar , psicólogo clínico, coordinador de atención a la conducta suicida en adolescentes del Hospital de Sant Joan de Déu se pasa el día con chicos y chicas que quieren acabar con su vida y se deja la piel para que no lo hagan:

Intento que se replanteen lo que supuestamente quieren o desean; protegiéndoles de sus propias decisiones. La intervención en el suicidio consiste en no respetar la decisión del adolescente, sin juzgarle y ayudándole.

En la adolescencia, por cada suicidio consumado, hay entre 100 y 200 intentos, relata el dr. en el libro ” Morir antes del suicidio “, donde argumenta que el intento de suicidio es una ventana de oportunidad que debe cogerse, porque si no se detiene, incrementa la capacidad de llevar a cabo el suicidio.

Después de la pandemia se han triplicado los intentos de suicidio entre los adolescentes : dos de cada diez alumnos reconocen que en algún momento han pensado que querían morir y uno de cada diez admite que se autolesiona con frecuencia. La ideación del suicidio aparece a partir de los 8 años, con la conciencia de la muerte, y se ha notado un incremento sobre todo en chicas por la presión de las redes asegura el doctor:

El suicidio es una historia de dolor; de desesperanza; de falta de vinculación con el entorno y de capacidad de suicidio. Tenemos que ver qué está fallando para que los chavales no se sientan vinculados y sientan esa intensidad de dolor y malestar y falta de de futuro. vocación

Las tentativas de suicidio entre adolescentes se han triplicado (Pixabay/Luisella Planeta Leoni)(Pixabay/Luisella Planeta Leoni)

¿Cómo identificar y abordar el suicidio de menores?

Hay una serie de fases progresivas del suicidio, apunta el dr. Villar: ideación, verbalización, señales/gestos, preparativos, tentativas y consumación. Por tanto se debe estar alerta a los signos para detenerlo:

Los cambios actitudinales, estar muy abatidos, mostrar malestar o que dejen de realizar actividades habituales nos puede hacer intuir que están perdiendo contacto con la vida, con los iguales y con lo que les gusta y que están sufriendo, y que puedan pensar en la muerte como una salida.”

Existen tres tipos de personas de alto riesgo: los que tienen dificultades de gestión emocional y socialización; quienes tienen un trastorno de salud mental y quienes viven una crisis estresante puntual. El bullying y cualquier situación que genere dolor es un factor de riesgo del suicidio, reconoce el dr. Villar, y también se evalúa la capacidad de llevar a cabo el suicidio, y los factores de protección tienen que ver con la vinculación con el otro. El doctor propone:

Acompañarle , nunca dejarle solo; abrir diálogo con el adolescente en riesgo validando y traduciendo su malestar, facilitándole la expresión; ayudándole y transmitiéndole esperanza y gestos de amor; y tomarse en serio una verbalización de la voluntad de morir, no lo dicen para llamar la atención.”

Nunca dejarlo solo, abrir diálogo con el adolescente en riesgo validando y traduciendo su malestar, ayudándole y transmitiéndole esperanza y gestos de amor (pexels)

Y ante el miedo a que el adolescente vuelva a intentarlo, que sepa que tenemos toda la medicación bajo clave, nos importa; promocionar todas aquellas actividades que le vinculen a la vida; y tener la sensación de que hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance sugiere el doctor.

El efecto contagio del suicidio, redes, series y medios de comunicación

Vergüenza, tabú, estigma, culpa y desconocimiento hay todavía en torno al suicidio, reconocen Cecília Borras, Maria de Quesada y el Dr. Villar, que apunta:

Debemos hablar del suicidio sin ponerle romanticismo, evitando que los adolescentes puedan hacer asociaciones fáciles con la conducta suicida de la víctima para afrontar situaciones.

Durante la emisión de la serie de Netflix ” 13 razones “, la demanda del servicio de atención al adolescente suicida del Hospital de San Juan de Dios y de todo el mundo aumentó un 32%, alerta el Dr.

Estoy La protagonista tenía mil opciones para afrontar las dificultades y opta por el suicidio como venganza, favoreciendo el efecto contagio. muy enfadado, es intolerable, como también lo son los grupos de Whats o TikTok prosuicidio que animan a acabar con la vida de el adolescente, y los hay que cuando lo han anunciado se sienten obligados a hacerlo.”

Hay grupos de Whats o TikTok prosuicidio que animan a acabar con la vida del adolescente, y algunos cuando lo han anunciado se sienten obligados a hacerlo (pexels)

En cuanto a la responsabilidad de los medios de comunicación, la periodista María de Quesada alerta de que casos como el de Sallent se explican mal:

No nos han enseñado a explicar el suicidio de manera responsable por ser parte de la prevención siguiendo las recomendaciones de la OMS: nunca dar nombres ni apellidos, barrio, escuela, ni métodos porque se contribuye a estigmatizar a las víctimas; ni hacer una relación causa-efecto, porque el suicidio es complejo y multifactorial.”  

El antídoto al suicidio de menores: prevención, formación, pedagogía y tribu

Maria de Quesada propone dar información útil y válida a las familias; mejorar la formación de profesionales de la salud y docentes para detectar el suicidio ; los protocolos y recursos adecuados; y también el testimonio preventivo de los supervivientes :

que Si hay un suicidio en nuestro entorno aprovechar para hablarlo con los hijos, no esconderlo porque contribuye al tabú. Hay que dar espacio a hablar de los pensamientos suicidas que se pueden tener a lo largo de la vida, no significa pasar a la acción.”

Maria de Quesada sobrevivió a un intento de suicidio con 15 años y ha creado la Asociación y libro “La niña amarilla” para ayudar a quien se encuentre (Maria de Quesada)

La prevención del suicidio tiene también que ver con incrementar las habilidades para afrontar la vida en el ámbito escolar, apunta el dr. Villar, que reconoce que en la escuela debe hablarse de suicidio porque es una realidad:

El suicidio puede ser una decisión individual, pero surge, evoluciona y se ejecuta en un marco comunitario. Todos somos responsables de que uno de nuestros jóvenes acabe con su vida, somos su comunidad. Prevenirlo es una responsabilidad, y no hacerlo es un fracaso.”

Para Cecilia Borras, como una tribu debemos cuidar de nuestros adolescentes, y medidas como dar permisos laborales para acompañar a personas en riesgo de suicidio son positivas, pero falta una estrategia global social y de salud para abordar los 4.000 suicidios que hay cada año en España. Las personas con pensamientos suicidas pueden pedir ayuda a los teléfonos 061 y 024 o al número del Ayuntamiento de Barcelona 900 92 55 55.

Este artículo se ha publicado originalmente en CCMA 324.cat

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *